¿Cuánto pedir? Guía para calcular tu sueldo

Professional woman holding money in her hands
Facebook
LinkedIn
Twitter
Pinterest
Email

Sé que puede ser difícil determinar el valor de tu trabajo, pero pedir muy poco puede tener consecuencias negativas en tu carrera; por eso es vital conocer tu valor de mercado. Si te estás preguntando “¿Cuánto debería ganar?” esta publicación es para ti. ¡Sigue leyendo!

¿Cuánto debo ganar? Guía para calcular tu sueldo

Read in English How much should I ask for? A guide

Siempre supe que mis habilidades y experiencia eran valiosas, pero no fue hasta que comencé a comprender verdaderamente mi valor que llevé mi carrera al siguiente nivel.

Una vez que reconocí mi valor como profesional, empecé a negociar con confianza salarios más altos y aumenté mi sueldo a seis figuras. Conocer mi valor también me ayudó a ser más estratégica en mi búsqueda de empleo y planificación de carrera. En lugar de conformarme con trabajos que no se alineaban con mis metas y aspiraciones, busqué oportunidades que me desafiaran e inspiraran mientras me ofrecían la compensación que merecía.

Conocer mi valor no solo me ha dado una comprensión clara del valor único que traigo a la mesa, sino que también me ha ayudado a construir una carrera que es financieramente gratificante y personalmente satisfactoria.

¿Por qué es importante conocer tu valor profesional?

Amiga, ¿te conformarías con una pareja que no se alinea con tus valores, que no hace cosas bonitas por ti, que no te hace reír y que tiene cero ambiciones? ¡Por supuesto que no! Porque eres una reina que sabe lo que vale, ¿verdad?

Bueno, lo mismo sucede en tu carrera. Conocer tu valor profesional tiene beneficios. Estos son algunos de ellos:

1. Te ayuda a ganar el sueldo que mereces.

En primer lugar, te ayuda a negociar mejores paquetes de compensación. Cuando comprendes tu valor como profesional, estás más preparada para negociar salario, bonos y beneficios más altos durante las entrevistas de trabajo y las revisiones de desempeño.

2. Te ayuda a tomar mejores decisiones profesionales.

Conocer tu valor puede darte una idea del mercado laboral y las tendencias de la industria, ayudándote a identificar qué trabajos y empresas ofrecen los paquetes de compensación más competitivos. Esta información puede ayudarte a tomar decisiones profesionales más estratégicas, como obtener una educación avanzada o certificaciones que pueden aumentar tu potencial de ingresos.

3. Te hace sentir sumamente poderosa!

Finalmente, también puede ayudar a sentirte más segura y empoderada en tu carrera. Cuando reconoces tu valor profesional, es menos probable conformarse con trabajos que no se alinean con tus metas y aspiraciones; y es más probable que busques oportunidades que ofrezcan la compensación y los beneficios que mereces. Esto puede conducir a una mayor satisfacción personal y al éxito profesional.

Una guía para calcular tu valor profesional

Determinar tu valor de mercado no es una tarea sencilla y no existe una fórmula para calcularlo. Sin embargo, algunas herramientas pueden ayudarte a ponerle precio a tus habilidades y experiencia únicas. ¡Comencemos este viaje de auto descubrimiento profesional!

1. Determina tu sueldo mínimo

Determinar tu salario mínimo es crucial, especialmente cuando estás comenzando tu carrera, porque te ayuda a comprender la cantidad mínima de ingresos que necesitas para satisfacer tus necesidades básicas. Aceptar un trabajo que no paga lo suficiente para cubrir tus gastos de manutención puede resultar en dificultades financieras y afectar negativamente tu calidad de vida.

Tu objetivo NO es aspirar a este salario. Por el contrario, este número debe ser tu número de “salida”. En pocas palabras, el sueldo que NUNCA deberías aceptar.

¿Cómo puedes calcular tu sueldo mínimo? Pues tienes que fijarte en tus gastos mensuales y separar los gastos esenciales de los no esenciales. Comienza por armar un presupuesto que cubra todo lo que debes pagar cada mes, como renta, servicios, comida, transporte, etc. No te olvides de los impuestos, la seguridad social o las primas del seguro médico.

Recuerda, es posible que esta cantidad no deje margen para gastos o ahorros adicionales, por lo que siempre apuntaremos más alto cuando pensemos en nuestras expectativas salariales.

Digamos que tu número es $60,000.

2. Encuentra tu “sueldo de referencia”

¡Este paso es mi favorito porque te abre los ojos a lo que es posible y lo que están pagando otras industrias/empresas! Si no sabes cuál es el punto de referencia de tu posición (que fue mi problema durante muchos años) como yo, corres el riesgo de pasar el resto de tu carrera mal pagada.

Momento de contarte una anécdota. Cuando no estaba segura sobre cambiar carreras (de ingeniería a gestión de proyectos), hice este ejercicio para el puesto al que quería postularme. Me di cuenta de que podía aumentar fácilmente mi salario base a $100,000.

Spoiler: ¡eso es exactamente lo que hice!

Estas son algunas de mis formas favoritas de hacer esto:

1. Busca “reportes salariales”

Hay páginas con bases de datos de salarios reportados por empleados de muchas empresas. Muchas de estas páginas funcionan brindando información sobre salarios a cambio de que compartas el tuyo también (esto es un ganar-ganar).

Mis 3 favoritos son Glassdoor, Indeed y ZipRecruiter.

Todo lo que tienes que hacer es especificar el título del puesto que estás buscando (o uno relacionado si no puedes encontrar una coincidencia exacta) y el área geográfica en la que estás interesada. Trata de ser lo más específica posible para que tus resultados sean precisos.

Consejo: busca diferentes ciudades alrededor de tu área para tener una idea del rango salarial en tu estado.

2. Busca ofertas de empleo online

Lo sé. TODAS las empresas deberían incluir el rango de salario en una publicación de trabajo, y aunque al momento de escribir esta publicación solo unos pocos estados están obligados por ley a hacerlo, todavía no estamos donde deberíamos estar. ¿Entonces, qué puedes hacer?

Bueno, aunque no es obligatorio, algunas empresas sí revelan sus salarios cuando publican una oferta de empleo; y para las que no, los sitios brindan rangos aproximados para tu referencia.

Aquí hay tres ejemplos de dónde buscar:

3. Unete a foros de crecimiento profesional y finanzas personales!

¿Sabías sobre esto? Ante la falta de transparencia salarial por parte de las empresas y leyes en torno al tema, muchas personas han abierto foros para discutirlo. Aquí te dejo mis favoritos:

  • El grupo “Women’s Personal Finance (Women On FIRE)” en Facebook.

4. Obtén tu reporte salarial

¿Te sigo sorprendiendo con mis tips? Bien, porque para eso estás aquí. ¡Para hacer crecer tu caja de herramientas profesional!

¿En qué consiste un reporte de sueldo? Básicamente, al dar detalles de tu puesto, nivel de estudios, años de experiencia, certificaciones, habilidades, área geográfica, etc., estas páginas calculan cuánto te deberían pagar y cómo tu sueldo se compara con los demás.

¿Cool, verdad? Estas son las calculadoras que he usado y he encontrado que son confiables:

5. Pregunta a otros en tu campo

¡La creación de redes es importante y súper útil!

Puedes ponerte en contacto con otros profesionales en LinkedIn, unirte a grupos profesionales en tu ciudad/estado, o incluso hablar con colegas en el trabajo, especialmente con personas de confianza. Recuerda que hablar de salarios sigue siendo un tabú para muchas personas, y pueden sentirse incómodos cuando alguien hace estas preguntas (créeme, me ha pasado muchas veces).

3. Decide cuánto valen tus habilidades y experiencia

Si has seguido todos los pasos anteriores, ya debes tener una idea del valor de tu puesto en tu área y cuál debería ser un salario justo para cualquier solicitante. Pero no estamos hablando de cualquier aspirante. ¡Estamos hablando de TI! Así que ahora viene lo más importante: evaluar cuánto valen tus habilidades y experiencia.

Me gusta dividir este análisis en dos: por un lado, todo lo que se puede demostrar físicamente (tangible); y por otro lado, lo que no.

¿Tienes una maestría? ¿Recibiste algún premio por tu trabajo? Tal vez publicaste un artículo sobre tu investigación o tienes una certificación que te convierte en un experto en el tema. ¡Todas estas son cosas tangibles que prueban que tu experiencia, conocimiento y habilidades son de primera!

Pero, ¿qué pasa con las cosas que no puedes mostrar físicamente? Tal vez lideraste un proyecto interno que le ahorró a la empresa $2 millones o mejoraste el proceso de ventas, lo que incrementó los ingresos de la empresa en un 15 %. Bueno, en este caso, es tu trabajo comunicar el valor que traes a la mesa a través de tu currículum y demostrar en la entrevista de trabajo que posees habilidades que merecen ser bien remuneradas.

Poner un precio a los factores tanto tangibles como no tangibles es difícil. Sin embargo, lo que puedes hacer es usar los rangos salariales de tu reporte y apuntar a números más altos.

Si has seguido todos los pasos hasta ahora, ya deberías tener una idea clara de TU valor de mercado. Como ejemplo, digamos que tu número es $100,000.

4. Construye tu rango salarial

¡Felicidades! Has aprendido a calcular tu valor de mercado, pero la cosa no acaba aquí. Tienes que construir tu rango salarial en preparación para tu negociación de sueldo.

¿Qué pasa si mencionas tu número ($100,000) durante una entrevista? ¡La compañía te ofrecerá un número menor porque pensarán que este es tu número más alto y querrán negociar un punto medio! Por favor, no cometas este error.

No hay reglas sobre sobre cómo construir un rango salarial, pero mi recomendación es usar una cifra $20,000 – $40,000 (tal vez más, dependiendo de tu posición e industria) por encima y $5,000 – $10,000 por debajo. Como ejemplo, considerando los $100,000, tu valor más alto podría ser $125 000 y tu valor más bajo $105,000 para cerrar la negociación en $115,000 (¡porque siempre buscamos más!).

En este escenario, lo peor que podría pasar es que te vayas con tu mínimo ($105,000) + otros beneficios que negociarás. ¡Pero esta es una conversación para otro post!

Facebook
LinkedIn
Twitter
Pinterest
Email

You might also enjoy

Fernanda, "Relentless Latina" founder, wearing a white shirt with the word "Relentless"

Fernanda is an immigrant from Mexico and a Latina Money and Career educator.

After being rejected from her first engineering job for being a woman and spending the first years of her career overworked, underpaid, and broke; she decided to educate herself about money and career growth.

In 6 years, not only she became an engineer, but also moved to the US, pivoted careers, got promoted to manager, raised her salary to six figures, and became an investor on track to be a millionaire.

Now as the founder of Relentless Latina, a platform for women to find tools, resources, actionable strategies, and motivation to grow their careers and money, she’s on a mission to help Latinas build fulfilling high-paying careers, advocate for their worth, increase their income, and build wealth.